Cayó una banda de cuatro mujeres que cometía entraderas en Hurlingham bajo la modalidad del cuento del tío. Además se secuestró dinero en efectivo y gran cantidad de celulares

 Se pudo determinar que el modus operandi de la banda, que se hacían llamar "Las Divinas" y estaba integrada por cuatro mujeres, consistía en engañar a dueñas de viviendas, casi siempre ancianas, con el cuento del tío, para luego reducirlas y robarles objetos de valor.

Una banda integrada por cuatro mujeres que se dedicaban a robar casas bajo la modalidad conocida popularmente como “cuento del tío” fue aprehendida el jueves en el partido de Hurlingham luego de un trabajo de inteligencia y una actuación entre la Secretaría de Seguridad del municipio y las fuerzas policiales del distrito. Las mujeres se presentaban en casas de vecinos, generalmente jubilados de edad avanzada, y los engañaban para ingresar a robar dinero y objetos de valor. En la última semana se habían registrado seis hechos delictivos identificados con las imputadas, cinco se cometieron en Hurlingham y otro fue registrado en el partido de Morón. Entre las artimañas de distracción utilizadas, arrojaban llaves al interior de los domicilios y tocaban timbre diciendo que se les habían caído a un supuesto hijo o sobrino. También engañaban a los vecinos diciendo que tenían que dejarles dinero o haciéndose pasar por religiosas. Las delincuentes fueron detenidas finalmente hoy luego de cometer dos robos en distintos domicilios y darse a la fuga a bordo de un Volkswagen Bora. A partir de un seguimiento con las cámaras de seguridad del Centro Integral de Prevención del municipio y de la persecución policial, la banda fue reducida en la calle Combate de Pavón y Paso Morales, en el barrio Villa Club. Entre los elementos secuestrados a las imputadas, además del vehículo en el que se trasladaban, se encuentran más de $ 60 mil pesos en efectivo, billetes en dólares, 10 teléfonos celulares, 9 manojos de llaves de diferentes domicilios, bolsos que serían utilizados para llevar objetos robados y estampitas e imágenes religiosas. En el operativo intervinieron la Secretaría de Seguridad de la comuna, la Policía Local, el Comando de Patrullas y la Jefatura Distrital. La causa quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Morón, a cargo de Pablo Ravizzini, quien dispuso las diligencias correspondientes para avanzar con la causa.
Fuente :