Hebe de Bonafini irrumpió en la polémica que se desató en Morón por pintar pañuelos blancos sin autorización en la Casa de la Memoria. Insultó y ofendió tal cual su costumbre

A tan solo horas de conmemorarse un nuevo 24 de marzo, algunos sectores, organizaciones y partidos políticos intentan de valerse de una situación evitable, transformarla en una polémica extrema e intransigente, que nada ayuda ni colabora con la convivencia democrática tan anhelada por la gran mayoría de los argentinos.

Pintadas y denuncias : Durante toda la semana en distintos espacios públicos y sitios de Memoria, organismos de Derechos Humanos estuvieron pintando los pañuelos blancos, que es un símbolo de las Madres y de las Abuelas de Plaza de Mayo en el marco del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia que se conmemora cada 24 de marzo. Este año, la campaña está acompañada por la consigna: #SiTocanUnPañueloPintamosUnMillón. Cumpliendo con estas acciones, en Morón, el martes se realizaron pintadas en la Casa de la Memoria y la Vida, ex- Mansión Seré, que fue un centro clandestino de detención durante la última dictadura. Sin embargo, al día siguiente, esas pintadas fueron borradas por personal de mantenimiento del lugar del Municipio de Morón. A partir de ahí, organizaciones de los derechos humanos, y desde el partido Sabbatellista Nuevo Encuentro, y el Kirchnerista Unidad Ciudadana, lo denunciaron invadiendo las redes sociales con la filmación de una vecina, que capturó el momento de la borratina. Además ampliaron esa denuncia intentando culpar al propio Intendente Ramiro Tagliaferro de haber dado la orden de esa acción. Sin embargo, desde el Municipio, hasta el momento, no se hizo referencia al incidente, pero si, de algunos sectores cercanos, se expresó que el Intendente no tenía conocimiento del tema, y que la decisión había partido de quienes están a cargo del cuidado del predio. Además, se aclaró que, de haberse pedido como correspondía la autorización correspondiente, nada de esto hubiera sucedido, y se hubiera evitado un cruce innecesario e inoportuno. 
Irrumpe Hebe de Bonafini : Pasó que esto no conformó a quienes se autoubican en forma exclusiva en la vereda de la defensa de los derechos humanos, con Hebe de Bonafini a la cabeza. Fue así que esta misma irrumpió en la polémica, y realizó duras y ofensivas declaraciones, tal cual es la costumbre que nunca abandona : "Si tengo tiempo, voy a ir a pintarlos de vuelta. Le tengo bronca al intendente de Morón. Qué ganas de pintarle un pañuelo en la cara. Ellos no tienen madre, por eso ni les digo hijos de puta, que es lo que son”. Pero la señora no se limitó a realizar esta declaración, sino, que se movilizó, y vino en persona a participar de la nueva pintada de los pañuelos blancos. Lo cierto es que, a horas de un nuevo 24 de marzo, sectores intransigentes y partidos políticos en pleno declive, intentan aprovecharse de una situación, y generan y alimentan una polémica que solo sirve para seguir demostrando que aún se está lejos de la tolerancia, el entendimiento y la convivencia democrática.