La Copa Argentina de Morón terminó en Ríver. El Gallo que fue perjudicado cayó inobjetablemente. Morón y su gente : destacados por todo el Mundo Deportivo

Morón-Ríver : el partido mas esperado ya pasó. Los Millonarios ganaron y son finalistas. Pero lo que dejó morón en esta Copa Argentina ya forma parte de la mejor historia de la institución. Lo de la gente fue ni mas ni menos que espectacular y extraordinario.

ASI LLEGO MORON : Terminó el sueño para el Gallo. Se dio lo que era mas esperable, digamos .......lo que también, por otro lado, era lo mas lógico. La categoría y el nivel de Ríver fueron mas que la voluntad y la integridad de un equipo cuyo gran y enorme mérito fue haber llegado hasta aquí merecidamente. Ahora le tocó despedirse, pero también en este caso, lo hizo de una forma mas que digna. Lo de Morón fue superlativo e histórico. Ser semifinalista, participando en una categoría inferior, no es algo de todos los días, e incluso, haberlo logrado en forma merecida, es todavía mas importante. En los cuatro partidos en que eliminó a un equipo de la A, incluído un grande como San Lorenzo, lo hizo merecidamente, demostrando, en todos los casos, estar a la altura, o incluso, ser superior. Valla invicta en los 4 partidos, sin ayudas extras, marcan que lo de Morón fue para asombrar a propios y extraños, y ser felicitado por todo el Mundo Deportivo.Morón ahora debe enfocarse totalmente en el Nacional B. Ese debe ser el objetivo hoy y ya. 
Fuertes e instantáneos reclamos de los
jugadores del Gallo. Un gol, claramente
en off-side, mal otorgado. Un error del
árbitro que perjudicó al Gallo y cambió todo.
EL PARTIDO : Esas cualidades de estar en el mismo, o mejor nivel que el equipo de una categoría superior que le tocó enfrentar, esta vez, no se pudo repetir en la semifinal tan esperada que se jugó en Mendoza ante Ríver. Sin embargo, la superioridad de Ríver no fue tan holgada ni en todo el partido. Pasaron unos 15 o 20 minutos con una paridad en el desarrollo del juego muy marcada. Incluso, Morón tuvo la mejor situación de gol, cuando el arquero Lux desvió un tiro del Rengo Díaz con destino de red. Por eso, Ríver debió esperar bastante tiempo para poder cristalizar su aparente superioridad, y lo que es mas importante, debió contar con la ayuda extra de un gol mal otorgado, ya que no admitió la menor duda, de que el primer gol de Ríver fue un claro off-side. Ese gol inválido fue injusto, clave, y determinante. A partir de ahí, Morón perdió su compostura, y eso fue aprovechado por Ríver, que en una ráfaga de 5 minutos,se puso 2 a 0, pudiendo liquidar de una forma inesperada el partido. Que hubiera pasado de haberse dado la justicia, y anulado ese gol ?. No lo podemos saber exactamente, quizás los Millonarios, igual hubieran podido doblegar la resistencia del Gallo, o no, porque una fuerte posibilidad, también era que Morón siguiera aguantando los embates riverplatenses, y quien sabe, pudiera acertar con alguna contra. Si ya el partido, se presentaba como muy difícil, ni hablar de remontar un 0-2. Por eso, todo el segundo tiempo, Morón se debatió intentando torcer la historia, con ganas, pero con impotencia también. le costó mucho llegar, pese a que también ahí, hubo otro fallo perjudicial : un penal obviado, por una clara patada de Pinola sobre Pichín Pardo. El tercero de Ríver llegó casi sobre el final y estiró una diferencia, que puede parecer un poco exagerada, pero que no fue tampoco lo mas importante. Lo mas importante fue lo que había hecho Morón hasta aquí, y eso, ya quedó en la historia.
En Uruguay, en Entre Ríos, en San Juan, en Salta, 
en Córdoba, en Mendoza ....en todos lados : Morón
siempre es acompañado por una multitud.
MORON INVADIO MENDOZA : Ver el espectáculo que brindó la gente de Morón, copando su tribuna en el estadio de Mendoza, generó asombro, para quien no lo conocía, y emoción para quienes estamos acostumbrados, pero no a tanto. Morón copa en todos lados, pero ya, recorrer poco mas de 1.000 km, e invadir Mendoza, viajando en micros, combis, autos, y en avión, en un número cercano a las 10.000 hinchas, es algo que ningún equipo del ascenso lo puede lograr, e incluso, muchos de primera tampoco. Algo curioso fue que los periodistas que transmitieron el partido en directo por TV, destacaron la enorme cantidad de gente que acompañó al gallo, pero erróneamente, ya que apuntaron a un número equivocado de 5.000. La prueba saltó a la vista : la popular ocupada por la gente de Morón tiene una capacidad para 11.000 espectadores, y se vio claramente que, mínimo, fue copada por la gente del Gallo en un 70 u 80 %, por lo que nuestro cáculo alcanza a los 8.000 hinchas del Gallito presentes. Y no solo el número sorprendió, sino, el colorido, con banderas, globos y papeles, fue superior a lo del Millonario. Hasta el aliento se hizo sentir mas fuerte. Impresionante, y para recordar por muchos años de lo que es capaz de generar la gente del Gallo. Algo que ya es costumbre, pero que sin embargo, no termina de sorprender y asombrar.
Postales de una noche mendocina inolvidable. Pese a la derrota, Morón demostró que merecía el lugar que se supo ganar.